Si vais a viajar a San Sebastián con niños, preparaos para descubrir una ciudad llena de encanto al norte de la península, bañada por el mar Cantábrico, con un paisaje de mar y montaña que seguro no os dejará indiferentes. Estamos seguros que con las actividades para descubrir Donostia al aire libre que os proponemos desde HiriKids, podréis encontrar el plan perfecto, para vivir una gran aventura en familia entre los juegos, las playas y la historia de la ciudad.

San Sebastián es una ciudad ideal para dejar volar la imaginación de los más peques: sus playas y montes, castillos y murallas, palacios, parques y jardines llenos de magia, que harán de tu visita a la ciudad una experiencia familiar para recordar.

Una de las mayores ventajas de la ciudad de San Sebastián, es su tamaño: ni muy grande ni muy pequeña, perfecta para recorrerla a pie o disfrutando de un paseo en bici. Antes de salir a explorar la ciudad con los más peques de esta aventura en familia, recuerda que: un buen explorador, es un explorador preparado, así que hazte con tu guía de viaje para niños de Donostia-San Sebastián by Hirikids.

Seguro que nuestros kits para colorear sobre Donostia-San Sebastián, despertarán la curiosidad de los mini exploradores de la familia, por descubrir todos los tesoros culturales que ofrece la ciudad.

1, 2, 3…Aventura a la vista!!!

Ver Video

 

Monte Urgull y Castillo de La Mota

El monte Urgull es un parque urbano que se encuentra al este de la bahía de La Concha, justo encima de la Parte Vieja de la ciudad. En su cima, encontrarás el monumento al Sagrado Corazón (1948), y el castillo de La Mota (1150), desde donde podrás disfrutar de una de las vistas panorámicas más espectaculares de la ciudad.

Este lugar ofrece la posibilidad de hacer diferentes recorridos antes de llegar a su parte más alta (135 metros), durante los que podrás disfrutar con los peques de diferentes espacios al aire libre llenos de vegetación y cargados de historia como las murallas, los cañones y el castillo que brindarán a los más pequeños de la expedición familiar, un espacio para vivir grandes aventuras.

Actualmente, en el castillo se puede disfrutar de la Casa de la Historia, un museo muy didáctico con vídeos, maquetas, fotografías y objetos que nos cuentan la historia de la ciudad, ideal para descubrir San Sebastián con niños.

Para explorar el monte, podéis iniciar su recorrido desde diferentes puntos de acceso. Desde la Parte Vieja, accediendo por las escalinatas del museo San Telmo (siglo XVI, rehabilitado y ampliado en 2011), y si estáis recorriendo el Paseo Nuevo (1916), tenéis dos opciones: una en la zona de la escultura de la Construcción Vacía (2002) de Jorge Oteiza y otra en la zona del Aquarium (1928).

 

Paseo de La Concha

El paseo de La Concha (1869), es un recorrido a lo largo de la bahía de la ciudad que lleva su mismo nombre, y que une las playas de Ondarreta y La Concha. Una actividad ideal para recorrer en bici desde el monte Igeldo hasta el monte Urgull. A lo largo de su recorrido, protagonizado por su famosa barandilla de La Concha (1916), encontraréis también los conocidos relojes y las farolas de La Concha (1916).

Durante este paseo, los peques podrán disfrutar de diferentes actividades al aire libre, como los juegos infantiles y el tiovivo en los jardines de Alderdi Eder (1880), frente al Ayuntamiento (1882), o jugar en la playa de La Concha, ya sea verano o invierno diversión asegurada.

Y para completar las actividades que podréis hacer a lo largo de este recorrido, justo debajo del monte Igeldo y al final de la playa de Ondarreta, esta una de las obras más conocidas del escultor donostiarra Eduardo Chillida: el Peine del Viento (1977), un lugar asombroso donde la fuerza del viento atraviesa la roca y sale de nuevo a la superficie por los agujeros de la plaza, regalándonos momentos de diversión para grandes y pequeños.

 

Monte Igeldo

Una de las actividades en San Sebastián para niños ideal para disfrutar en familia, es subir al monte Igeldo. Para gozar de esta experiencia al completo, la mejor manera de hacerlo es a bordo en un pintoresco funicular rojo con más de 100 años de antigüedad, que os llevará a la cima del monte (181 metros), donde además de tener una de las vistas más icónicas de la ciudad, la bahía de La Concha, encontrareis un pequeño parque de atracciones.

Ver San Sebastián desde el monte Igeldo, seguro será una de las experiencias más inolvidables para los peques en la ciudad, pues podrán hacerlo desde lo alto del Torreón de Igeldo (siglo XVIII), un antiguo faro, o divirtiéndose en alguna de las atracciones del parque. Así que… ¡estad preparados exploradores de la ciudad! la aventura os espera en lo alto del monte, con un río misterioso para navegar y una montaña suiza para volar sobre San Sebastián.

Síguenos en nuestras Redes Sociales